sábado, 21 de marzo de 2009

1000 días del secuestro de Guilad Shalit

1000 días sin ver a tus padres.

1000 días sin ver a tus familiares y amigos.

1000 días sin poder decir 'te quiero' a esa persona especial.

1000 días sin soñar, sin dormir, sin vivir en Libertad.


Solo imaginaros eso, "viviendo" así durante 1000 días.


Hoy se cumplen 1000 días del secuestro por parte del grupo terrorista Hamás, del soldado israelí Guilad Shalit. La prensa no hablará sobre el tema. Es un tema judío. No interesa. No vende.

Tenía 19 años cuando fue secuestrado. 19 años. Un crío.
Un grupo islamofascista se vanagloria de tal proeza. Y posteriormente, se ríe en público de su reclusión ante el pueblo palestino, el pobre, indefenso, amable y pacífico pueblo palestino. El mismo pueblo no violento que dio ganador por un 74% en las elecciones de 2006, al grupo terrorista que tiene cautivo al soldado Guilad Shalit. El mismo gobierno, que tiene implantada la Sharía desde el 28 de diciembre de 2008. La supresión completa de la libertad en Gaza. ¿Palestina libre? Yo no lo entiendo. Libre si, pero de ellos mismos.

Guilad Shalit es judío. Y también, aunque muchos no lo crean, humano. Un ser vivo, esperemos que sea así, que tiene padres, hermanos, amigos que no ve en 1000 días. Y digo que esperemos que así sea, el que siga con vida, puesto que ni la Cruz Roja Internacional a podido mediar para comprobar si es cierto. Hamás a prohibido a la Cruz Roja comprobar si está en buen estado, si tiene alguna enfermedad, herida y demás. Este dato, que parece desconocido por la prensa española, ya que se les da bien omitir este tipo de trato inhumano cuando es hacia los israelíes. O los judíos. Sin embargo, cuando se cierran los pasos fronterizos de Gaza (los israelíes y los egipcios, porque recordemos que Rafá está entre las fronteras de Egipto y Gaza), todo el mundo lo ve como un crimen contra la humanidad. Pero ojo. Solo ven el crimen cuando son los pasos fronterizos israelíes. Ninguna condena hacia Egipto. También responsable.
Mientras, el soldado Guilat Shalit, secuestrado por 1000 días, carece de los más elementales utensilios médicos, en una región donde, supuestamente, escasea de todo. Excepto el cinismo y el terrorismo. También llamado Resistencia, para los que justifican actos terroristas contra población civil israelí.

En España sabemos qué es el secuestro. Todos nos emocionamos al ver las imágenes de José Antonio Ortega Lara saliendo del cautiverio terrorista de ETA, liberado. Estuvo casi un año y medio. Guilad Shalit lleva casi tres años. Otros como Miguel Ángel Blanco no tuvieron tanta suerte. Y lo mataron. Son los mismos perros, pero con diferente ladrido. Unos ladran en euskera y otros, en árabe.

Israel liberó a centenares de presos palestinos, para avanzar en las negociaciones de liberación del soldado secuestrado. Y nada. Ahora, esos presos, libres junto a sus familias, seguramente estarán preparados para cometer más atentados. Como siempre.

Israel dejó en libertad a presos palestinos, algunos involucrados en atentados contra la población civil israelí, por recuperar trozos de los cuerpos inertes de soldados ya fallecidos que, no contentos los terroristas de Hamás con asesinarlos, secuestraban los trozos desmembrados para que sus familiares no pudieran enterrarlos. Yo pienso; hasta donde llega la miseria humana. Hasta donde la enfermedad mental. ¿Eso nos enseña el Corán? Según Hamás, SI.

Guilad Shalit está secuestrado, en parte por culpa de Hamás, la responsable. Y en parte por culpa del gobierno de Ehud Olmert que, parece, no le interesa mucho el tema, junto con su compañera de partido, y de fatigas, Tzipi Livni. Ambos iniciaron una incursión en gaza en diciembre de 2008 con el propósito de destruir la infraestructura de Hamás en la región y recuperar al soldado hebreo. Ninguno de estos objetivos fue cumplido al 100%. Las urnas hablaron. Livni calló y cayó.

No es de extrañar, que Hamás tenga secuestrado a un judío, al fin y al cabo son su enemigo. Si pueden secuestrar a su propia población, con leyes arcaicas e inhumanas, leyes propias del infierno, como la Sharía, de la cual, ningún medio de comunicación informa, ¿qué no harán con un infiel, y encima un judío?
De estar vivo, será un milagro.

El día 8 de abril es Pesaj. Pascua Judía. Pesaj significa "paso". El paso que dió el pueblo judío de su esclavitud en Egipto a su liberación en la tierra prometida.
¿De verdad vamos a poder festejar Pesaj, la liberación de un pueblo oprimido por la esclavitud, sabiendo que nuestro amigo, nuestro hermano, Guilad Shalit, sigue secuestrado, por 1000 días?

1000 días.

1000 tardes.

1000 noches.






"También yo espero a Guilad"


David Adael
desde el exilio
21 de marzo de 2009

1 comentario:

Cora dijo...

Es increíble cómo está el mundo y lo corrompidas que están las almas... ¬¬ Yo tb le espero y desde luego no dejo de reivindicar el derecho de todo humano a vivr en paz, y arropado por la justicia.