miércoles, 1 de septiembre de 2010

Tras la búsqueda de una paz ficticia

Tras la búsqueda de una paz ficticia.

Este atentado, en vísperas de las negociaciones de paz entre árabes e israelíes que tendrá lugar en Washington D.C. el próximo día 2 de septiembre, demuestra una vez más la negativa árabe y musulmana de querer lograr una paz, en cualquier rincón del planeta.

Lo digo una y otra vez, el mundo árabe y musulmán no quiere la paz.
El mundo árabe y musulmán ansía en reconquistar todo a su paso. Islamizarlo. Teocratizarlo. Su Corán lo exige. Quieren apropiarse de más y más terreno como está ocurriendo en Ceuta y Melilla, Cachemira, Chechenia, Timor Oriental, China, etc. O islamizar aun más, si cabe, países como Sudán, Uganda, Malí, Mauritania y toda la zona del Magreb que ha jurado recuperar por la fuerza no solo las ciudades españolas del norte de África, sino también la antigua Al-Andalus. La estrategia de este nuevo totalitarismo también consiste en superar demográficamente países europeos como Holanda, Bélgica o Francia y así aplastar el sistema Libre de vida occidental. Ya nos lo vienen advirtiendo a los europeos. “Nos aprovecharemos de vuestra Democracia para destruir vuestra Democracia” es sin duda el pilar para este nuevo fascismo global.

La ciudad de Hebrón no es sino, un intento mal-logrado de islamizar Oriente Medio, en este caso la tarea es del terrorismo palestino de apropiarse de una tierra que no le pertenece.
Hebrón fue judía 2.500 años antes de que el islam existiese. Ahora pretenden hacer creer al mundo que dicha tierra es "palestina" cuando siquiera hubo una nación denominada como tal.

Cuando el Primer Congreso de Asociaciones Musulmana-Cristianas se reunión en Jerusalem en 1919 para elegir representantes de Palestina a la Conferencia de Paz de País, escribieron; “Consideramos Palestina como parte de la Siria árabe, ya que nunca se ha separado de ella en ninguna época. Estamos conectados con ella por vínculos nacionales, religiosos, lingüísticos, naturales, económicos y geográficos1”.

Auni Bey Abdul-Hadi, un lider local árabe afirmó en 1937 “no existe tal país (como palestina), palestina es un término que inventaron los sionistas. No hay ninguna palestina en la Biblia. Nuestro país fue durante siglos parte de Siria2”.

Hebrón empieza a formar parte del pueblo judío hace más de 4.000 años, cuando el Patriarca Abraham compró a Efron el Hitita la cueva de Majpelá para sepultar a su viuda, la Matriarca Sara.
Este es el primer contrato de compra-venta registrado en la historia del pueblo judío y desde entonces incontables generaciones de judíos han vivido ininterrumpidamente en esta tierra, hasta el año 1929 (d.e.c) cuando el Gran Mufti de Jerusalem, Amin al Hussein, quien era recibido siempre con honores en Berlin por Adolf Hitler, decretó un progromo que acabó con la muerte 135 judíos y de toda la presencia judía de la ciudad de Hebrón a consecuencia de la limpieza étnica.

Tras la victoria israelí en la Guerra de los Seis Días de 1967 y su anexión a Judea y Samaria (Cisjordania), el Estado hebreo recuperó de nuevo la ciudad de Hebrón y quienes salvaron sus vidas 42 años atrás, regresaron de nuevo a su hogar. Hoy día son llamados despectivamente como “colonos”.

Hoy Hebrón cuenta con 600 judíos que viven en el centro histórico de la ciudad y otros 7.000 en el asentamiento Kyriat Arba -קריאת ארבע (fundado en 1968)

Los israelíes conocen el problema y saben que hay que luchar contra el. Defienden la Libertad y la Democracia frente a quienes instauran tiranía y opresión. Tienen valores, esperanzas que inculcan a sus hijos y juntos, padres de hijos, consiguen frenar el avance del terror islamofascista. El precio que pagan es muy alto y lo saben, pero no tienen más remedio que sobreponerse. Israel es el último bastión de Libertad en Oriente Medio. Cuidémoslo.

Gadafi declaró hace pocas horas; “El islam debe de ser la religión de Europa

¿Dejaremos que esto ocurra? Dependerá exclusivamente de nosotros mismos. Ya no habrá un Israel al que culpar.


David Adael
1 de septiembre de 2010



1 Yehosua Porta Palestinian Arab National Movement: From Riots to Rebellion: 1929-1939, vol 2 (Londres: Frank Cass and Co., Ltd, 1977), pp.81-82

2 Jerusalem Post, 2 de noviembre de 1991

2 comentarios:

Eli Cohen dijo...

gran artículo y gran blog. Lo he descubierto gracias al mentado artículo que he leído en Minuto Digital.

Hoy más que nunca tenemos que estar unidos y en pie por Israel.

Gracias, javer.

José Zuccoli dijo...

Tienes toda la fuerza de la verdad, de la razon, de la historia y de los hechos, en el dia a dia, en los años pasados, punto por punto,

Una argumentación categorica, clara y concisa, muy interesante,