miércoles, 2 de junio de 2010

Dedicado al periódico El País por su valentía informativa

En parte puedo entender que la prensa haga uso de la cobardía y posicionarse por el bando islámico y omitiendo información. Ya que no son los judíos ni los israelíes los que queman mezquitas ni iglesias. Ni matan periodistas, ni cineastas, ni ponen precio a la cabeza de un dibujante de viñetas cómicas. Ni se cargan con un cinturón de explosivos para después follarse 77 vírgenes que, vete a saber tu como serán.

Aquí os envío el documental Submission que estoy seguro nadie (por no ofender a los moritos) de los chachiprogress pro-hamas, pro-palestina, pro-derechos humanos (depende para quien), pro-demás tonterías, ha visto.
Se trata de la historia de varias mujeres de religión islámica que explican cómo son sus infernales vidas, atrapadas en una ley misógina carente de Derechos Humanos escrita en el Corán. Después los países donde gobierna esta ley se atreven a dar lecciones de moral.

El autor, Theo Van Gogh fue brutalmente asesinado el 2 de noviembre de 2004 de varios disparos por un holandés de origen marroquí. Cuando este seguía agonizando le rajó el vientre introduciendo varios folios dirigidos a la ex-parlamentaria holandesa de origen somalí, Hayyan Hirsi Ali, colaboradora en el documental y amenazada por el mundo islámico por posicionarse contra este nuevo islamofascismo que arremete contra Europa. Nació con clítoris pero en el mundo musulmán eso de que una mujer pueda gozar... como que no está bien visto. Se lo cortaron. Nació con sueños, se volatilizaron cuando le obligaron a casarse con un hombre veinte años mayor que ella. Se los cortaron. Suerte que escapó y se dirigió a Holanda donde viviría en paz, hasta que se le ocurrió ayudar a otras mujeres en su situación escribiendo en sus memorias una fuerte crítica contra el islam fundamentalista. Ahora vive en búnkers entre EE.UU y Holanda, ocultándose por miedo a ser brutalmente asesinada. También le cortaron la ilusión de vivir en libertad. Sin embargo es Israel y son los judíos los únicos que la prensa persigue y culpa de los males de toda una región. Culpar a Israel es gratis y seguro.

En el juicio contra Bouyeri, el asesino de Theo, declaró en el Tribunal:

«Actué estrictamente en nombre de mi religión. Algún día, si me liberasen, haría exactamente lo mismo». Dirigiéndose a la madre de van Gogh, le dijo: «No puedo sentir nada por usted [...] porque creo que es una infiel».

¿Esta es su Alianza de civiliaciones, señor Zapatero?

Ahora, quien quiera que reflexione y que piense en todas las consecuencias de ser pro-palestino, pro-hamas, pro-etc. Pro-esa gentuza que a ti y a mi nos quieren convertidos (al islam) o muertos simplemente porque nacimos con la suerte (para algunos la desgracia) de tener dos dedos de frente y gozar de un libre alvedrío, sin leyes absurdas, sin miedo a la vida. Sin miedo a pensar por nosotros mismos.


Esto va dedicado por entero al periodico "informativo" El País por su valentía en publicar viñetas antisemitas, como la de hoy. Tranquilos que nunca nadie os amenazará, ni os clavará un cuchillo en el abdomen, ni pondrán precio a vuestras cabezas. Básicamente porque no valen una mierda.



pd: Cuando Hayyan Hirsi Ali le recomendó a Theo Van Gogh no hacer público en el cortometraje su nombre, este le respondió:

"si no puedo poner mi nombre a esta película, en Holanda, en la cuna de la Libertad, es que no vivo en Holanda"


David Adael
2 de junio de 2010

2 comentarios:

dolores dijo...

zapatero + erdogan= futuro espantoso
saludo amigo
am Israel jai !!

Monmar dijo...

David, te paso este vídeo, unos amenazan con bombas mientras otros se defienden cantando.

http://alianzacivilizaciones.blogspot.com/2010/06/campana-de-espana-y-libertad-stop-ya.html